HISTORIA DESGUACE

Era el año 1977 cuando un chaval emprendedor, trabajador agrícola desde la infancia, compró a su hermano un seat 127 que acababa de siniestrar, el cual al poco tiempo vendió por piezas.
Se corrió la voz y le ofrecieron más coches, los cuales compró y los desmontaba en la parte trasera de la casa de sus padres para poder ir vendiendo las piezas.

Ya en el año 1982 montó el primer desguace, al cual le puso por nombre “DESGUACE EL CÁLIZ” en un terreno cedido para tal fin por el ayuntamiento de Almodóvar del Río, ahí estuvo varios años, pero era muy pequeño y no estaba bien situado, entonces decidió trasladarlo al sitio actual.

Era el año 1993 cuando realizo el traslado a un terreno de mejores características, aunque no dejaba de ser desguace o chatarrería, dónde como era de costumbre al igual que en todos los desguaces no se tenía consideración con el medio ambiente.

Empezaba el año 2004, y con él, una nueva ley impuesta por la Junta de Andalucía, la cuál obligaba a toda chatarrería (desguace) a cumplir unas normativas del medio ambiente.

Ya al frente del negocio, su hijo José Capel Rodríguez, y siguiendo consejos de su padre, consiguió adaptarse a las nuevas normativas impuestas, y pasó de ser un desguace a ser un “CENTRO CAR O CENTRO DE RECICLAJE”.

En junio del 2005 por fin consiguió la autorización número AN-0272 con el nombre CENTRO DE RECICLAJE “EL CÁLIZ

Ya con nuevas miras al futuro, tenemos un centro cualificado para el descontaminado integral de vehículos y buscamos mejoras día a día tanto en infraestructuras como a nivel medio-ambiental.

HISTORIA DEL NOMBRE
Pues la razón al nombre de “EL CÁLIZ” surgió por los apodos (motes) de pueblo.

Era la juventud alocada de José Capel Cost y su afición por su automóvil, el cuál preparo según la moda de los años 70, poniéndole una gran pegatina de unos dibujos de la época “el pollo calimero” si, un pollo negro con una cáscara de gorro (je,je, valla modas) y así pasaba por las calles y la gente al verle pasar decían “Ahí va el pollo calimero” y así fue como le apodaron “calimero” el cuál con los pasos de los años paso al diminutivo “Cáliz”, de ahí el nombre actual del desguace. “DESGUACE EL CALIZ